jueves, 5 de noviembre de 2015

Jizō


Los pequeños Jizō, representaciones de uno de los Bosatsu (o Iluminados), al que dirigen plegarias los viajeros para alcanzar con éxito su destino, es también el protector de las mujeres y de los niños. Cada una de estas estatuitas representa una pequeña vida malograda, un niño que falleció antes que sus padres. Cada invierno, se les dota de un gorrito, una bufanda, una prenda de abrigo para que capeen mejor los días fríos.